Regresar

Atascado

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Los planes bien pensados: ¡pura ganancia! Los planes apresurados: ¡puro fracaso! Proverbios 21:5, NVI.

Estoy seguro de que ya sabes qué es un cañón, pero ¿alguna vez escuchaste de un cañón de ranura? Un cañón de ranura, o desfiladero, puede tener cientos de metros de profundidad, pero solo un par de metros de ancho. Hace algún tiempo, viajamos a Utah para filmar un par de escenas en un cañón de ranura. En la zona había varios cañones de ranura, pero decidimos buscar uno que estuviera lejos de los lugares transitados para poder filmar nuestras escenas con la menor cantidad posible de interrupciones. Luego de investigar un poco, nos decidimos por uno que parecía ser todo lo que queríamos. El equipo de camarógrafos y yo viajábamos en un Jeep de doble tracción, así que no estábamos preocupados.

Encontramos el sendero y lo seguimos. Teníamos que manejar unos 8 kilómetros [5 millas] fuera de la carretera, y al adentrarnos en el desierto el suelo se volvió muy arenoso, como una playa o una duna. Entonces el Jeep se atascó. A pesar de la doble tracción, las ruedas se hundían más y más en la arena. Pero nosotros sabíamos qué hacer, aunque parecía una solución extraña. Bajamos del Jeep y les sacamos casi todo el aire a los neumáticos. Sentíamos que estábamos saboteando nuestro propio Jeep, pero sabíamos que era la única solución cuando se maneja en ese tipo de arena. Luego de bajar la presión de los neumáticos, volvimos a subir al Jeep, y un momento después ya estábamos avanzando de nuevo. Pronto llegamos al cañón de ranura y pasamos la tarde filmando.

Esta pequeña aventura no hubiera sido posible si no la hubiéramos planeado de antemano y anticipado nuestro problema con la arena, para saber qué hacer. No había señal de teléfono donde estábamos, así que no podríamos haber buscado la solución en Google. Planear por adelantado es un principio importante que Dios quiere que tengamos en la vida, ya que nos ayudará a ser exitosos. No solo planifiques el futuro; ¡pídele a Dios que él también te acompañe en el proceso!