Regresar

Cometí un error

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Filipenses 3:13, 14, RV60.

Una vez, para filmar un video, manejamos a un parque nacional en Utah llamado Bryce Canyon. Era la primera vez que estaba allí, así que íbamos deteniéndonos en los miradores. Luego de un rato encontramos un mirador que queríamos explorar. Estacionamos, tomamos los equipos y caminamos por el borde del cañón hasta encontrar el sendero que nos llevaría hacia las rocas más erosionadas, que tienen una forma extraña. Esas rocas se llaman hoodoos, y fueron formadas por la erosión de la piedra arenisca causada por el agua. Al comenzar a descender, nos asombraron los colores rojos, anaranjados y blancos de las rocas. Poco a poco fuimos descendiendo, sin darnos cuenta de cuán alta estaba la elevación donde habíamos comenzado. ¡El borde estaba a más de 2.700 metros [8.000 pies] sobre el nivel del mar!

Bajamos cientos de metros hasta que nos encontramos rodeados por los extraños hoodoos, columnas altas y delgadas con una piedra grande encima. Pronto subíamos de vuelta hacia el auto. El día terminaba, y nuestra siguiente tarea era salir del parque y manejar hasta donde habíamos dejado la casa rodante para pasar la noche. Estábamos cansados tras un largo día de caminata, así que yo estaba listo para dormir. Desafortunadamente, no fue una buena noche. La calefacción de la casa rodante se había estropeado, pero decidimos dormir allí mismo a las afueras del parque, aunque nos encontrábamos a casi 2.500 metros [8.000 pies] sobre el nivel del mar. Esto resultó ser una muy mala decisión, ya que por la noche hacía un tremendo frío. Sobrevivimos a esa noche incómoda, pero nos arrepentimos de haber tomado la decisión de quedarnos allí.

A veces cometemos errores, pero Dios no quiere que nos quedemos estancados en el pasado. A algunas personas les cuesta mucho dejar atrás los errores cometidos. Deberíamos aprender de nuestros errores y luego mirar hacia el futuro, aplicando lo que hemos aprendido mientras olvidamos lo malo que hemos dejado atrás.