Regresar

El camino oscuro

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. Proverbios 3:6, RV60.

Algunos años después de graduarme en la universidad, junto con unos amigos de la iglesia comenzamos un pequeño club llamado el Club de la Aventura de Michigan: un grupo de muchachos iban a algún lugar durante el fin de semana y hacían algo juntos. Cada mañana y cada noche teníamos un momento de culto, nos animábamos y orábamos unos por otros. Uno de los últimos viajes que hicimos fue una excursión en bicicleta por el sendero Kal-Haven. Este es un sendero maravilloso para bicicletas entre las ciudades de Kalamazoo y South Haven, en Míchigan. La mayor parte de este sendero de 50 kilómetros [30 millas] es una antigua vía de tren abandonada que recorre algunas de las zonas rurales más hermosas de Míchigan. Agrégale a eso que planificamos a propósito este viaje para fines de octubre, cuando el cambio de color de las hojas otoñales está en su apogeo. El domingo por la mañana nos levantamos, preparamos nuestras bicicletas y comenzamos la excursión hacia South Haven. No estábamos apurados; teníamos todo el día para recorrer los 50 kilómetros, y queríamos tomarnos nuestro tiempo y disfrutar del camino. Pero el día no resultó como lo planeamos.

Como el sendero era tan hermoso, parábamos constantemente para disfrutar de la naturaleza, tomar fotos, relajarnos y charlar. Para cuando nos dimos cuenta, el sol estaba comenzando a ponerse y solo habíamos recorrido 32 kilómetros [20 millas]. Comenzamos a pedalear más rápido, pero pronto se puso el sol y todo quedó en completa oscuridad. Andar en bicicleta entre bosques y en la oscuridad es un gran desafío. No podíamos ver adónde íbamos, y nos costaba saber si había obstáculos en el camino. Finalmente llegamos a nuestro campamento, casi dos horas después de la puesta del sol.

Hay momentos en la vida en que parece que nuestro camino está a oscuras. No queremos tomar la decisión equivocada, entonces ¿qué hacemos? Comienza asegurándote de poner a Dios en el centro de todo. Si él participa en todo lo que haces, ¡traerá luz a tu camino, por muy oscuro que te parezca!