Regresar

El gran salto

Matutina para Android

Play/Pause Stop
En ti confían los que conocen tu nombre, porque tú, Señor, jamás abandonas a los que te buscan. Salmo 9:10, NVI.

Una vez filmé una serie de videos en la que se requería una escena de salto en tirolesa, o puénting (bungee jumping). Nunca había hecho nada parecido, así que estaba entusiasmado ante una nueva experiencia. Parte de mi trabajo era encontrar ubicaciones donde filmar las escenas, y parecía que la mayoría de los lugares en que se ofrecía esta actividad eran puentes o grúas. Sabía que la grúa no se vería muy bien en el video, así que busqué un puente sobre un lindo cañón. Finalmente encontré una empresa que iba hasta un puente abandonado sobre un cañón en California para practicar puénting; pero poco después descubrí casi por casualidad otra empresa en el norte de California ¡que parecía aún mejor! Los llamé e hice todos los arreglos.

La primera mitad de nuestra caminata fue mayormente por un sendero bastante concurrido, pero en breve nuestro guía nos hizo salir del sendero y adentrarnos en el bosque. Pronto llegamos a una arboleda de secuoyas. Allí me puse el arnés mientras el guía me preparaba los puños de ascensión. Los puños de ascensión se utilizan para trepar por una soga. Lo primero que debía hacer era trepar una soga de unos 60 metros [200 pies], hasta lo alto de una secuoya. Allá arriba había un cable tenso de acero entre ese árbol y el de al lado, con una soga más arriba, a un metro y medio por encima del cable, de la cual agarrarme. La soga ya estaba atada a mí, y el guía me dijo que fuera hasta la mitad del cable entre los dos árboles y saltara. Hice exactamente lo que me dijo.

Mi viaje a las secuoyas hubiera sido inútil si no hubiera estado dispuesto a confiar en el guía y saltar del árbol. Hay momentos en los que Dios nos pide que hagamos algo que no tiene sentido. Quizá nos está probando para ver si estamos dispuestos a confiar en él para todas las cosas, aunque no tengan sentido en el momento. Eso es confianza. ¿Confiarás hoy en Dios?