Regresar

Ciudad caliente

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Conozco tus obras; sé que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras lo uno o lo otro! Por tanto, como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca. Apocalipsis 3:15, 16, NVI.

Manejar por Wyoming es bastante divertido; cada rincón del Estado ofrece algo nuevo y emocionante para descubrir. En el centro del Estado, un día llegué a un pueblo llamado Thermopolis. El nombre del pueblo es bastante extraño, pero nos da un indicio de lo que sucede en ese lugar. El nombre está compuesto por “thermo", que significa "calor", y “polis”, que significa “ciudad”. Ciudad caliente. El pueblo dice contar con los nacimientos de aguas termales más grandes del mundo.

Primero, visité un lugar llamado Big Spring, donde cientos de litros de agua caliente salen cada hora. Desde el borde de la terma, miré hacia abajo y noté que el agua se veía muy limpia, pero también muy caliente. Leí que salía a 57 °C [135 °F] permanentemente. ¡No quería caerme allí! Seguí la corriente de agua caliente hacia abajo, y me llevó a una serie de plataformas creadas del mineral que sale de las termas calientes. A la vuelta de una curva encontré una serie de senderos de madera construidos sobre las terrazas minerales que me permitían explorar y observar de cerca las terrazas. Luego vi un edificio en forma de cúpula; el cartel decía que eran piscinas de aguas termales abiertas al público. Me puse el traje de baño y fui a ver qué tal estaban. ¡Estaban calientes!

De pronto me descubrí a mí mismo reflexionando en que el agua se calienta a varios kilómetros por debajo de la superficie de la Tierra. Afortunadamente, las personas que administraban el lugar enfriaban el agua a unos 40 °C [105 °F], ¡así que pude meterme! La Biblia deja claro que Dios quiere que seamos calientes espiritualmente. Ser tibio no es suficiente, porque lo tibio está un poco frío y un poco caliente; es decir, no se ha decidido por nada, y todo le da igual. Nuestro pensamiento bíblico hoy es un recordatorio de que la tibieza no es suficiente. ¡Elige hoy estar completamente caliente, totalmente comprometido con Dios!