Regresar

Ramas de baniano

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Por eso nosotros debemos hacernos cargo de ellos, para ayudarlos en la predicación de la verdad. 3 Juan 8, DHH.

Mientras trabajaba en un proyecto de filmación en la isla de Maui, en Hawái, parte de la grabación requería que recorriéramos un sendero que pasaba por lugares fascinantes. El comienzo del sendero estaba cerca de la costa sureste de Maui y subía a las montañas, al corazón mismo de la isla. Comenzamos la caminata sabiendo que la mayor parte del recorrido sería cuesta arriba.

El sendero estaba repleto de vegetación de todo tipo, y de vida animal haciendo ruido por toda la selva. Pronto llegamos a nuestro primer paisaje natural, un baniano enorme: un árbol asombroso cuyo tronco central consiste en docenas de troncos verticales y raíces que hacen un gran enredo que funciona en conjunto para sostener el árbol. En ciertas partes se puede trepar por las raíces verticales que constituyen el enorme tronco. Igual de fascinantes son las ramas de este árbol, que se extienden para crear una copa muy ancha pero bastante baja. En muchos casos, las ramas se extienden horizontalmente desde el tronco por varios metros, a una distancia suficientemente cerca al suelo para que una persona logre subirse a ellas de un salto. Esas ramas casi parecen desafiar la gravedad.

Lo intrigante de las ramas del baniano es que obtienen un poco de ayuda adicional de unas raíces especiales llamadas raíces aéreas, que están lejos del tronco. Cuando las ramas se extienden alejándose del árbol, estas raíces especiales bajan al suelo y establecen columnas de apoyo adicionales para que las ramas puedan continuar extendiéndose hacia afuera. Sin el apoyo de las raíces aéreas, las ramas no podrían extenderse tan lejos.

Hay muchas personas, iglesias y ministerios dedicados a difundir la verdad. Es bueno que hagamos nuestra parte para apoyar la obra que realizan. Así como las raíces aéreas ayudan a las ramas del baniano a llegar más lejos, cuando trabajamos juntos podemos llegar más y más lejos en la propagación de las buenas nuevas de Jesús.