Regresar

El regreso a las cataratas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
La riqueza lograda de la noche a la mañana pronto desaparece; pero la que es fruto del arduo trabajo aumenta con el tiempo. Proverbios 13:11, NTV.

Durante mi niñez visitamos varias veces las cataratas del Niágara, en la frontera entre Nueva York, Estados Unidos, y Ontario, Canadá. Nos encantaba ir en familia; durante el día visitábamos las cataratas, y a la noche nos quedábamos en un lugar para acampar y jugábamos a juegos de mesa o nadábamos en la piscina. Hay muchas actividades emocionantes para hacer en las cataratas, pero de niño no podía hacerlas porque costaban mucho dinero. Mis padres me enseñaron a ser paciente, y yo me dije a mí mismo que algún día ahorraría dinero y volvería. Cuando crecí, hice exactamente eso. Qué satisfacción tan grande es alcanzar las buenas metas que nos vamos proponiendo.

Lo primero que tenía en mi lista era subir a un bote llamado Maid of the Mist [La sirvienta de la neblina] que se acerca bastante al lugar en que caen las cataratas. Nos dieron impermeables, pero nos empapamos de todas maneras; ¡fue divertidísimo! Del lado canadiense fuimos al “viaje detrás de las cataratas”, donde bajamos en ascensor por la roca, caminamos por un largo túnel y salimos detrás de una de las cataratas. Lo mejor para mí fue la Cueva de los Vientos, del lado estadounidense. Bajamos por un ascensor a un túnel que emergía cerca de las rocas donde caía con fuerza el agua de las cataratas. Cada año, los trabajadores del parque construyen una pasarela larga que lleva a los visitantes hasta la base en la que el agua cae sobre las rocas. Se llama Hurricane Deck [Plataforma del huracán] porque el agua que rompe contra la plataforma te hace sentir que estás en medio de un huracán. ¡Fue una experiencia intensa! Tuve que esperar veinte años para disfrutar de ella, pero aprendí una lección valiosa sobre la paciencia y el ahorro.

Algunas personas intentan distintos métodos cuestionables para hacerse ricos rápidamente, pero la Biblia dice que es importante ser íntegros y pacientes en nuestro trabajo, y poco a poco podremos ahorrar para algo especial. No te busques problemas por no querer ser paciente. Sé íntegro en todo lo que hagas, especialmente en el manejo del dinero. Esto es más importante de lo que parece. Esto es también religión.