Regresar

Una aventura en la isla

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El que solo se alimenta de leche es inexperto en el mensaje de justicia; es como un niño de pecho. En cambio, el alimento sólido es para los adultos, para los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, pues han ejercitado su facultad de percepción espiritual. Hebreos 5:13, 14, NVI.

Cuando mi esposa y yo nos casamos, para nuestra luna de miel tomamos un crucero a las Bahamas. Cada día el barco paraba en una isla diferente. Un día lo pasamos en la playa, otro día exploramos una isla en la que nos habíamos detenido... En una de las paradas decidimos alquilar una motocicleta que pudiera llevarnos a los dos para ver un poco más de la isla. Con los cascos puestos, salimos a explorar la isla. Entonces me encontré con una dificultad que hizo que el día fuera un poco más interesante: manejar del lado izquierdo de la carretera. Por supuesto, en mi país manejamos por la derecha, pero hay algunos países del mundo donde se maneja por la izquierda, como el Reino Unido, Australia, varios países africanos y las Bahamas.

Tuve un cuidado especial al manejar por la isla. Me asombraba cómo se forman los hábitos y nos acostumbramos tanto a que las cosas sean de cierta manera que cuando tenemos que cambiar, es difícil. Mi instinto era ir por un lado del camino, pero ahora tenía que cambiar. Adaptarse a la nueva situación era importante; de lo contrario podíamos tener un accidente. Es curioso que para el final del día ya me había acostumbrado a manejar por la izquierda.

Los hábitos se forman cuando hacemos algo a menudo. Algunos hábitos son buenos y otros son malos. ¿Necesitas dejar atrás algún mal hábito? ¿Quieres adquirir un buen hábito nuevo? Mira lo que dice nuestro versículo de la Biblia hoy. Dice que los bebés tienen el hábito de tomar solo leche, pero al crecer y madurar, poco a poco formarán nuevos hábitos, como comer comida sólida. Lo mismo sucede con nosotros. Intenta abandonar tus malos hábitos, pero sustitúyelos por otros que sean buenos, y ora pidiendo a Dios que te ayude a tener fuerza de voluntad. Antes de que te des cuenta, ¡tu nuevo hábito te resultará de lo más natural!