Regresar

Aventuras en el campamento

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Romanos 13:1, NVI.

Cada año durante los últimos años, me ha fascinado poder pasar una semana como pastor en un campamento de verano. Mis dos hijos pueden participar de muchas actividades inolvidables de campamento y hacer amigos para toda la vida mientras aprenden de todos los líderes y del magnífico personal. Cada vez que voy, descubro algo nuevo.

Hace un par de años, cuando estuve allí, pasé unos ratos explorando una pasarela entablada que rodea el lago. Otro año, me encontré con una pequeña playa cerca de mi cabaña donde observé a una tortuga llegar hasta la arena, escarbar un hoyo y poner allí sus huevos. Otro año, un miembro del personal me llevó a un mirador escondido en el bosque, hecho para observar aves. Con su ayuda, pude observar una maravillosa variedad de aves que no habría visto yo solo. Mi momento preferido fue cuando señaló un nido enorme en lo más alto de un árbol. Era un nido gigantesco, ¡medía más de un metro [4 pies] de ancho y como dos, o dos y medio [7-8 pies] de alto! Pensé para mis adentros: ¡Qué asombroso, esa es un ave muy grande! Para mi deleite, me dijo que era el nido de un par de águilas calvas. Poco después divisamos las águilas volando muy alto, sobre el campamento.

Como el águila calva es el ave nacional de los Estados Unidos, me sentí muy patriótico al verlas volar. Pero la tarea de gobernar un país a veces se pone difícil. Al hacerte mayor, notarás que la política suele sacar lo peor de la gente. Es nuestra responsabilidad hacer lo mejor que podamos para elegir buenos líderes que dirijan el país en que vivimos. Sin importar quién sea electo, Dios dice que debemos respetar y honrar a las autoridades gubernamentales. Es imposible que en una elección el cien por ciento de la gente esté feliz con los resultados; nuestro deber es no quejarnos ni criticar, sino aceptar y respetar a las autoridades que han sido democráticamente elegidas.