Regresar

La X marca el lugar

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Obedece mis palabras, hijo mío; guarda en tu mente mis mandamientos. Proverbios 7:1, DHH.

Cruzar los Estados Unidos en automóvil proporciona la oportunidad de ver muchas cosas interesantes. Quizá tú mismo has visitado un parque nacional famoso, como el de Yellowstone, o un monumento único como el Arco de San Luis. En uno de nuestros últimos viajes, paramos en un lugar llamado Four Corners [Cuatro Esquinas], en el Suroeste, donde no hay parques, monumentos ni atracciones famosas, así que probablemente te preguntes por qué existe este lugar.

Cuatro Esquinas es el único lugar de los Estados Unidos donde cuatro fronteras estatales se tocan en un solo punto. Los Estados son Utah, Arizona, Colorado y Nuevo México. Canadá también tiene un Cuatro Esquinas, donde se encuentran los Northwest Territories [Territorios del Noroeste], Saskatchewan, Manitoba y Nunavut, pero ese lugar está a cientos de kilómetros de la carretera o vía de tren más cercana, y es muy difícil llegar allí.

Cuando llegas a Cuatro Esquinas, en los Estados Unidos, hay una gran plancha de cemento en el suelo con un gran círculo con una inscripción. En medio del círculo hay una X gigante que crea cuatro cuadrantes; cada uno de ellos representa un Estado. Por supuesto, lo divertido es pararse exactamente en medio de la X, para poder decir que cuatro partes de tu cuerpo están en cuatro Estados diferentes al mismo tiempo. Sería divertido llamar a un amigo, y cuando te pregunte dónde estás, poder decirle: “¡Estoy en Arizona, Nuevo México, Colorado y Utah!” Eso los confundiría. Ese fue un sitio único para visitar, ya que una X marcaba el lugar.

En muchas historias de búsquedas de tesoros, la X marca el lugar. Nuestro texto bíblico de hoy dice que los mandamientos de Dios son un tesoro que debemos mantener cerca de nosotros. A veces pensamos que los mandamientos de Dios son reglas que nos impiden hacer cosas, pero los mandamientos de Dios nos fueron dados para que seamos felices y para mantenernos a salvo de muchos males. ¡Eso es algo para agradecer!