Regresar

Una experiencia explosiva

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El que es impulsivo provoca peleas; el que es paciente las apacigua. Proverbios 15:18, DHH.

Nuestro recorrido por Costa Rica nos llevó a la parte norte-central del país, a una ruta montañosa llena de baches. Manejar en esa ruta raramente visitada, entre la selva, nos llevó cara a cara con cordilleras maravillosas, árboles antiguos, aves e incontables coatíes, pequeños mamíferos curiosos similares a lémures, que corrían por el sendero cuando pasaba algún auto. El largo trayecto finalmente nos llevó al mirador de nuestro destino: el volcán Arenal. Hay muchos volcanes en nuestro planeta, pero este es único.

Primero, tiene una forma cónica perfecta de volcán, con laderas escarpadas y un pico agudo en la cima. Segundo, es un volcán muy activo. Durante el día se pueden ver las bocanadas de humo ascendiendo de la cima del volcán, y de vez en cuando se puede escuchar un rugido grave. Esa noche fuimos a un restaurante para comer, y había una terraza exterior que tenía una vista asombrosa del volcán. El sol comenzó a descender, y descubrimos qué eran los sonidos de rugidos graves. En la oscuridad, ahora podíamos ver roca volcánica brillante y encendida que la cima del volcán parecía escupir. Esos enormes pedazos de lava rodaban por la montaña y creaban el profundo rugido.

Me hizo pensar que algunas personas suelen ser como volcanes, pues tienen poca paciencia y explotan ante la más mínima provocación. Cada vez que los ves, parece seguirles un grave rugido de quejas y negatividad. Adonde vayas, parecen agitar a la gente y crear conflictos. Dios nos da el poder de vencer los malos hábitos. Satanás quiere que pienses que no puedes, pero Dios puede ayudarte si le pides que siempre esté a tu lado y participe de tus actividades. Pídele a Dios hoy que te ayude a vencer tus malos hábitos ¡y a reemplazarlos con hábitos buenos!