Regresar

Tres en un lugar

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Apocalipsis 7:9, 10, RV60.

Antes de irme de Jerusalén, quería visitar la Cúpula de la Roca. Este es uno de los sitios religiosos más importantes para tres de las grandes religiones mundiales: el islam, el judaísmo y el cristianismo. Visitar la Cúpula de la Roca requiere planificación. Como era verano, yo estaba vestido con un pantalón corto, pero sabía que, si quería visitar el lugar, no me permitirían entrar así. Cerca de la entrada me detuve, abrí mi mochila y saqué un pantalón largo para ponerme encima del corto. Me sentí un poco raro poniéndome el pantalón a media calle.

A la entrada, hay un lugar donde los visitantes pueden tomar prestada la ropa apropiada para que se les permita el ingreso. Los hombres tienen que usar pantalón largo, y las mujeres tienen que usar un vestido largo y llevar el cabello cubierto. Finalmente, me permitieron entrar a la zona que rodea la cúpula y acercarme al lugar en que está el templo. El templo es antiguo, pero no de los tiempos bíblicos; fue construido en el siglo VII. Para los musulmanes, este es el lugar de donde, según la tradición, el profeta Mahoma ascendió al cielo. Para los judíos y cristianos, es el lugar donde Abraham casi sacrificó a su hijo Isaac. Los cristianos creen que es donde se construyó el Templo original. La entrada al complejo requería pasar por un estricto control de seguridad. Hasta 1967, solo los musulmanes podían entrar; incluso cuando yo estuve, no se me permitía llevar ningún artefacto o libro que no fuera musulmán, ni orar allí.

La manera en que nos vestimos dice mucho. En la mayoría de las culturas, se espera una vestimenta especial en la escuela o en el trabajo. Cuando vamos a adorar a la casa de Dios, deberíamos vestirnos de manera tal que muestre respeto a Dios. Además, ¡Dios dice que tendrá ropa especial para ti en el cielo!