Regresar

La visita al castillo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Juan 14:2, 3, RV60.

Ayer compartí contigo el viaje que hicimos por la Ruta Romántica en A Alemania. En el punto más austral de Alemania, antes de entrar en Austria, está el último pueblo de la Ruta Romántica: Füssen. Cerca de Füssen hay un hermoso castillo escondido en las montañas bávaras. El castillo Neuschwanstein está en la falda escarpada de las montañas. Nos llevó cierto tiempo, pero caminamos hasta él.

Este castillo fue construido en el siglo XIX, así que es uno de los castillos más nuevos de Alemania. También es muy conocido por ser el que inspiró el diseño del castillo de la Bella Durmiente de Disneylandia, con las torres altísimas, techos puntiagudos y aspecto de cuento de hadas. Adentro hay un salón de baile magnifico, habitaciones impresionantes y largos corredores cubiertos de arte, tapices y grandes arañas de luces colgantes. El rey Luis II de Baviera fue quien mandó construir el castillo, pero murió antes de que fuera terminado. Seis meses después se convirtió en un museo, lo que significa que nadie vivió allí, excepto el mismo rey, que durmió allí once veces mientras estaba en construcción.

Luego de ver el castillo, descubrimos que había un sendero que continuaba hacia arriba, a las montañas que hay detrás. Nos dijeron que siguiéramos el camino hasta un puente angosto sobre un profundo barranco, así que comenzamos el ascenso a la montaña. Efectivamente, un largo puente se extendía sobre el barranco, muy por encima del castillo. Desde el centro del puente disfrutamos de una vista fantástica del castillo, con un par de lagos y montañas de fondo. ¡Era la imagen perfecta!

Este lugar me recordó al lugar que Dios está construyendo para nosotros en el cielo. Pero hay una gran diferencia: ¡los castillos y palacios más hermosos de la tierra no se pueden comparar al lugar que Dios está preparando en el cielo para nosotros! ¡No puedo esperar!