Regresar

¿Por qué a muchos chicos no les gusta la sopa?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Si aceptan ser obedientes, comerán de lo mejor que produce la tierra” (Isaías 1:19).

¡No lo sé! Pero, hoy hay muchas recetas de sopas exquisitas para descartar eso de "a mí no me gusta la sopa”. Así le ocurrió a Matías. En su casa siempre se servía una sopa con largas tiras verdes que navegaban por un líquido amarillento. Como la sopa siempre era la misma, él decidió no comerla más. Pero un día fue a la casa de su amigo y su mamá cocinó una exquisita sopa. Entonces, se sintió tentado por el aroma, el sabor y la presentación de esa sopa. Y no tomó un plato, sino dos. ¡Estaba muy buena!

Un grupo de jóvenes de la escuela de los profetas estaban a punto de cocinar una sopa o guisado utilizando hortalizas y verduras. Ellos sabían que era su único alimento y no podían darse el lujo de pedir otro menú. Sin embargo, cuando comenzaron a consumirla, se dieron cuenta de que algo no estaba bien y que no la podían comer. ¡Tenían mucha hambre! Entonces llegó Eliseo, el profeta, y le explicaron su problema. Con la ayuda de Dios, él encontró una solución y la sopa quedó exquisita.

¿Sabías que cuanto más usamos el cerebro, menos se desgasta? Y las sopas de verduras ayudan a nuestro cuerpo aportando muchas vitaminas que nos ayudan a crecer y estar sanos. De la misma manera, estudiar, memorizar, aprender cosas nuevas y ejercitar nuestra mente con actividades como las sopas de letras, ayudan a nuestro cerebro. Cuando haya sopas, no te resistas. “Si aceptan ser obedientes, comerán de lo mejor que produce la tierra” (Isaías 1:19).

Desafío:Adivina: blanca por dentro, amarilla por fuera, si quieres que te lo diga, espera... Inventa tu propia adivinanza sobre frutas y verduras.

Lee más en la Biblia, [2 Reyes 4:38-44].

Salud (Alimentación)