Regresar

¿Por qué en algunas plazas hay juegos diferentes?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos" (Apocalipsis 3:20).

Se llaman juegos integradores y generalmente se encuentran en las plazas y espacios públicos. Estos pueden ser hamacas, subibajas, mangrullos, calesitas. La diferencia es que poseen rampas y espacio para colocar una silla de ruedas. Están pensados para que todos los niños con discapacidades también puedan jugar y divertirse.

El rey David quiso integrar a Mefi-bóset a su familia. Por eso lo invitó a vivir con él en el palacio real y no permitió que su estado físico le impidiera disfrutar la vida como un hijo de la realeza. Mefi-bóset era nieto del primer rey de Israel, Saúl, y su padre fue Jonatán, el mejor amigo de David. ¡Qué gran alegría tenían Mefi-bóset y su familia al compartir la mesa con el rey David!

Muchas veces nos comportamos diferente si estamos en presencia de una persona con discapacidad porque no sabemos cómo actuar. No debemos pensar en las diferencias como algo que nos separa, sino como una oportunidad de sumar nuevas experiencias. Imitemos a Jesús ayudando y brindando amor a todos. Un día cuando él venga a buscarnos, nos llevará a todos a su palacio y nos sentaremos en su mesa. “Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos" (Apocalipsis 3:20).

Desafío:Haz una tarjeta con un mensaje alentador para algún conocido que tenga una discapacidad.

Lee más en la Biblia, [2 Samuel 9:1-12].

Amistad