Regresar

¿Qué hago cuando me provocan y quieren pelear conmigo?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“La mente tranquila es vida para el cuerpo, pero la envidia corroe hasta los huesos" (Proverbios 14:30).

Marcos asiste desde pequeño a clases de artes marciales. Su papá es chofer de un camión y él es el más alto de su clase.

Tiene todas las características para enfrentar cualquier pelea. Sin embargo, tanto sus maestros de artes marciales como su papá le enseñaron que las peleas no sirven para nada.

La Biblia relata la historia del primer rey de Israel. Se llamaba Saúl. En un momento de su gobierno, comenzó a tener celos y envidia del joven que venció a Goliat, llamado David. Entonces, éste tuvo que alejarse de la presencia del rey y formó su propio ejército con guerreros que sabían usar bien los arcos, lanzar piedras con la honda y disparar flechas. No obstante, David no quería pelear contra el rey Saúl sino defender a su pueblo de los enemigos que vivían en los alrededores de las ciudades israelitas.

Los sentimientos malos como la envidia y los celos no nos dejan vivir en paz. Por eso, si alguna vez sientes estas emociones, pide ayuda a Dios para que te las quite. La Biblia dice: “La mente tranquila es vida para el cuerpo, pero la envidia corroe hasta los huesos" (Proverbios 14:30).

Desafío:Dibuja cómo te imaginas el rostro de alguien que está celoso o envidioso, y luego el de alguien que tiene paz.

Lee más en la Biblia, [1 Crónicas 12].

Paz