Regresar

¿Por qué los mares tienen agua salada y los ríos, agua dulce?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Señor y Dios mío, muchas son las maravillas que tú has hecho y las consideraciones que nos tienes. ¡Nada es comparable a ti! Quisiera anunciarlas, hablar de ellas, pero son más de las que puedo contar" (Salmo 40:5).

Porque los mares tienen sedimentos de rocas volcánicas formadas por sales y, al no tener salida, la salinidad se concentra aún más.

En cambio, los ríos tienen entrada y salida de agua con mucho movimiento, y el arrastre de piedras es mayor, haciendo que el agua sea dulce.

El río Jordán es angosto, pero es muy caudaloso porque es un río de montaña. Cuando los sacerdotes cargaban el arca pusieron sus pies en el río Jordán y sorprendentemente las aguas se separaron. No sabemos cuánta distancia caminó el pueblo de Israel por el lecho seco del río, pero lo que sí sabemos es que ellos fueron parte de un gran milagro de Dios.

Mientras todo el pueblo estaba cruzando el río, los habitantes de la ciudad de Jericó se enteraron de esta maravilla. ¿Qué haces cuando Dios hace un milagro en tu vida? La Biblia dice: “Señor y Dios mío, muchas son las maravillas que tú has hecho y las consideraciones que nos tienes. ¡Nada es comparable a ti! Quisiera anunciarlas, hablar de ellas, pero son más de las que puedo contar" (Salmo 40:5).

Desafío:Piensa en todas las maravillas que hace Dios en tu vida, escribe una de ellas y luego vuelve a leer el versículo para aprenderlo de memoria.

Lee más en la Biblia, [Éxodo 14:1-31].

Crecimiento espiritual