Regresar

¿Por qué la risa y el bostezo son contagiosos?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Entonces nuestra boca y nuestros labios se llenaron de risas y gritos de alegría; entonces los paganos decían: '¡El Señor ha hecho grandes cosas por ellos!'" (Salmo 126:2).

Porque en nuestro cerebro hay unas neuronas llamadas espejo que son las responsables de imitar la acción de la persona que está frente a nosotros. La risa sincera o carcajada, nos brinda beneficios: nos quita el estrés, las tensiones, la depresión y la ansiedad. Nos llena de energía y nos ayuda a tener una visión más optimista de las cosas.

Cuando Abraham estaba sentado a la entrada de su tienda, levantó la vista y vio a tres hombres que estaban de pie frente a él. Al verlos, se levantó rápidamente y le pidió a Sara que preparase comida para atenderlos. Mientras esperaban, uno de ellos dijo que al año siguiente Sara iba a tener un bebé. Ella escuchó ese mensaje y comenzó a reírse mucho, porque no creía que eso pudiera suceder. Ella era anciana y su tiempo para ser mamá había terminado. Sin embargo, Dios cumplió su promesa fielmente, pues al año siguiente, Sara tenía en sus brazos a su amado hijo.

Imagínate cómo vamos a reírnos de felicidad cuando veamos cara a cara a nuestro Dios. La Biblia dice: “Entonces nuestra boca y nuestros labios se llenaron de risas y gritos de alegría; entonces los paganos decían: '¡El Señor ha hecho grandes cosas por ellos!'" (Salmo 126:2).

Desafío:Piensa en algo que te cause mucha risa, escríbelo aquí y luego, cuéntaselo a tu mejor amigo o amiga, así pueden reírse juntos.

Lee más en la Biblia, [Génesis 18:1-15].

Alegría