Regresar

¿Para qué sirve el arado?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Pero si confesamos nuestros pecados, podemos confiar en que Dios, que es justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad” (1 Juan 1:9).

Es una herramienta para abrir los surcos en la tierra antes de a sembrar las semillas. Las herramientas anteriores al arado fueron el pico y la azada. Al comienzo, el arado era de una sola pieza de madera manejada por el hombre. Pero luego fue llevado por mulas, caballos o bueyes. Actualmente, existen diferentes modelos de arados hechos de discos y acero.

Eliseo trabajaba con su familia en el campo. Le gustaba hacer todas las tareas que le asignaban, incluso cargar el arado e ir por el campo abriendo surcos. El profeta Elías había estado trabajando mucho para Dios no muy lejos de allí. Un día, antes de terminar su liderazgo, dirigido por Dios, buscó al fiel joven Eliseo que estaba ayudando a su familia a cultivar el campo. Cuando éste recibió la invitación del profeta, se fue con Elías y juntos cruzaron en seco el río Jordán. Él quería aprender todo de su maestro antes de su partida. En las conversaciones no solamente cruzaron palabras, sino también consejos, experiencias, proyectos, pedidos y deseos. Se hicieron muy buenos amigos.

Esa es la relación de amistad que Dios quiere que tengamos con nuestro Maestro, Jesús. Que no solamente nos crucemos con él una vez a la semana sino todos los días para contarle todo lo que nos sucede. La Biblia dice: “Pero si confesamos nuestros pecados, podemos confiar en que Dios, que es justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad” (1 Juan 1:9).

Desafío:Subraya con color los verbos del versículo de hoy. ¿Cuántos hay? Escríbelos aquí.

Lee más en la Biblia, [2 Reyes 2:1-18].

Amistad