Regresar

¿Cómo puedo ser un buen deportista?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Señor, tú escuchas la oración de los humildes, tú los animas y los atiendes” (Salmo 10:17).

Los deportistas no nacen con una pelota debajo del brazo, ni vestidos con la camiseta de su equipo preferido. Un deportista puede llegar a ser muy bueno si entrena todos los días y lleva una vida saludable. Aquellos deportistas que tienen que hacer goles alcanzan un nivel muy bueno cuando repiten muchas veces la misma acción.

Moisés no era un deportista pero tenía que entrenarse como tal para enfrentar al faraón de Egipto. Moisés quería que el faraón autorizara al pueblo de Israel a salir de su país. Pero ¿cómo iba a convencerlo? Dios le dio dos señales. Una de ellas fue meter la mano sobre su pecho, y salió enferma de lepra. Cuando la volvió a meter en el mismo lugar, salió totalmente sana.

Moisés sabía que no iba a ser nada fácil, por eso necesitaba la ayuda poderosa de Dios. Así, el pueblo pudo salir de Egipto.

Si hoy tienes algo difícil que hacer y no sabes cómo hacerlo, pide a Dios que te indique cómo lograrlo. Seguramente él tiene la respuesta correcta. La Biblia dice: “Señor, tú escuchas la oración de los humildes, tú los animas y los atiendes” (Salmo 10:17).

Desafío:Arrodíllate para leer el versículo de hoy, luego ora a Dios y humildemente pide que te ayude a vivir este día. Dibuja aquí una imagen tuya cuando oras de rodillas.

Lee más en la Biblia, [Éxodo 4:1-9].

Confianza en Dios