Regresar

«Si quieres»

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: «Señor, si quieres, puedes limpiarme de mi enfermedad.» Jesús lo tocó con la mano, y dijo: «Quiero. ¡Queda limpio!», S. Mateo 8: 2, 3.

LAS MAMÁS Y LOS PAPÁS Y LOS NIÑOS siguieron a Jesús cuando descendió del monte. Querían seguir cerca de él. Luego se le acercó un hombre enfermo. Tenía lepra; la gente le tenía mucho miedo. Pensaba que también la contagiaría. Las personas leprosas vivían lejos de los pueblos. Tenían que gritar: «¡Inmundo, inmundo!», para que nadie se les acercara.

Pero ese leproso enfermo y sucio se acercó a Jesús. La gente gritó y huyo. Jesús no. Lo amaba así como era.

El leproso se inclinó. -Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió su mano para tocarlo. Dijo: -Sí quiero. ¡Queda limpio! ¡El enfermo se curó!

Jesús quiere ayudarnos a salir de nuestros problemas. Hagamos recortes de manos para pegar en tu habitación. Traza una mano grande [adulta] que se estira abajo. Traza tu mano que se estira arriba. Recortémoslas para pegar en tu habitación. Te recordarán que Jesús siempre está a tu alcance.

 

Materiales: Papel, marcadores.

Tema: el servicio