Regresar

El soldado y el jefe

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: Solamente da la orden, y mi criado quedará sano, S. Mateo 8: 8.

CIERTO DÍA, un centurión se acercó a pedir ayuda a Jesús.

-Señor, mi criado está enfermo en casa. Sufre mucho. Jesús sabía que iría con él, pero el centurión dijo que no.

-Tú eres el jefe de todo -explicó- Yo soy jefe de 100 soldados y hacen todo lo que les digo. Pero tú eres un jefe aún más importante. Si dices que mi criado se curará, así será.

Jesús se sorprendió. Casi nadie pensaba que él fuera un gran jefe. ¿De todo? ¿Por todas partes?

Aquel soldado creía que lo que dijera Jesús, se cumpliría, ya fuera frente a él o en casa de alguien más. ¡Sabía que Jesús era real y genuinamente el jefe de todo!

Jesús dijo al centurión: -Vete a tu casa. Tu criado sanará, así como creíste. En ese momento, el criado se curó.

[Que cada miembro de la familia haga un dibujo de algo de lo que Jesús sea el jefe: Política, enfermedades, nuestros corazones, etcétera. Escriban «El Jefe» bajo una ilustración de Jesús. Usen el estambre para hacer líneas que unan a Jesús con los dibujos.]

Materiales: Una ilustración de Jesús, estambre, papel, marcadores. Explica la definición de «centurión»: un soldado que era jefe de 100 soldados.

Tema: fe