Regresar

La luz del mundo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida, S. Juan 8: 12.

JESÚS SE DETUVO en la escalinata del Templo. Se llevaba a cabo un festival y lo rodeaban muchas luces. El Templo era un lugar para adorar a Dios, pensar en él y dar gracias por su bondad.

Así que Jesús estaba frente a toda la gente. Él era Dios, además de un ser humano, y gritó con fuerza para que lo escucharan todos los presentes:

-Yo soy la luz del mundo. Ninguno de mis seguidores caminará en oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida.

Cierra tus ojos; intenta caminar por la habitación. [Usen una venda si tu niño(a) la quiere.]

Sin luz, nuestro mundo estaría tan oscuro como si no pudiéramos ver. Jesús es nuestra luz. Cuando lo contemplamos y escuchamos sus palabras, sabemos adónde ir y qué hacer para no tropezar y caer, como si camináramos en la oscuridad. Jesús nos enseña lo bueno y lo correcto.

Pongamos un foco (o una vela) en nuestra canasta para recordar que Jesús es nuestra luz.

Materiales: Un foco o una vela, una venda para los ojos.

 

Tema: luz