Regresar

Jesús es como una vid.

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: Yo soy la vid; ustedes, los sarmientos, S. Juan 15: 5.

A ORILLAS DE LOS CAMINOS que recorrían Jesús y sus amigos había vides. Estacas y cuerdas extendidas por las filas, sostenían las vides sobre el suelo para que las uvas no se aplastaran.

Jesús dijo a sus amigos:

-Imaginen que soy una vid verdadera y fuerte que crece desde el suelo. Ustedes son como mis ramas.

¿Qué pasa si una rama se separa de la vid? Ya no puede crecer. No puede dar uvas. Ya no está conectada a la vid que da vida y muere.

Si nos quedamos cerca de Jesús, sus palabras en nuestros corazones nos darán vida. Así como los jugos de la vid, dan vida a la rama. Podremos dar buenos frutos (paz, alegría, felicidad) y amaremos ser buenos con los demás. Sin Jesús no podemos dar esos frutos. Yo quiero quedarme cerca de Jesús, ?y tú? Quiero que sus palabras vivan en mi corazón para dar muchos de sus frutos.

[Coloquen un trozo de vid en la canasta para recordar que Jesús es la vid verdadera.]

 

Materiales: Una vid o alguna enredadera (puede ser artificial).

 

Tema: crecimiento