Regresar

La copa tan llena que rebosa

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: Mi copa rebosa, Salmos 23:5.

UNGES MI CABEZA CON ACEITE y mi copa rebosa» (Salmos23:5).

A veces, los arbustos espinosos rasguñaban el rostro de alguna oveja. Así que el pastor la «ungía», es decir, derramaba aceite sobre su cabeza para aliviar el dolor. ¿Quieres sentir lo agradable que es el aceite sobre tu piel? [Frota un poco de aceite de bebé o de cocina en las manos de tu niño(a).] ¿Cómo se siente?

La Biblia con frecuencia describe las bendiciones como aceite derramado en gran cantidad. Jesús nos da tantas bendiciones que si tuviéramos una copa para contenerlas, se derramarían. [Que tu niño (a) sostenga un vaso. Llénalo de aceite, granos de maíz o arroz, para que vea cómo se derraman sobre sus manos. Pongan un vasito sobre el «mantel» de la caja.]

Jesús nos da tantas bendiciones, más de las que podemos contener. Nuestra copa rebosa. Piensa en todas las cosas buenas que tenemos. Más flores de las que podemos contar. Más agua de la que podemos beber. Más aves cantoras que hermosean el mundo y más música de la que podemos escuchar. iCuánto nos ama Jesús!

Materiales: Una copa, comida (avena seca o arroz), aceite, un vaso pequeño para la maqueta.

Tema: bendiciones