Regresar

La espalda de la abuela se curó

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: Mujer, quedas libre de tu enfermedad, S. Lucas 13: 12.

HOLA A TODOS. iHoy me siento tan bien! Doy gracias a Dios una y otra Ilvez. ¿Quieres saber por qué me siento tan bien? Te lo diré. Mi espalda estaba toda jorobada. ¿Puedes caminar jorobado(a)? Intenta. ¡Es difícil!, ¿verdad? Ay, mi espalda me dolía tanto y tenía que caminar con bastón.

Pues bien, un día oí que Jesús iría a nuestra iglesia y que él sanaba a la gente. Yo deseaba pararme recta otra vez y que me dejara de doler la espalda. Así que tomé mi bastón y me fui a la iglesia ese sábado.

Cuando Jesús me vio, dijo: -Estás libre de tu enfermedad.

Luego puso sus manos sobre mí. IDe repente, ahí estuve yo, de pie con la espalda recta y firme, que ya no me dolía!

-iGracias, gracias, gracias Dios mío, por enviar a Jesús a sanarme! –exclamé una y otra vez.

Algunos hombres de la iglesia se enojaron porque Jesús me curó en sábado. Pero él dijo que había sido correcto liberarme de mi enfermedad en sábado. iFue el sábado más feliz de mi vida! Ayúdame a alabar a Dios. Di: «i Alabado sea Dios! ¡Gracias, Jesús!».

Materiales: Con un pañuelo grande, dos botones, hilo o un marcador, haz una marioneta de «abuela». Ata el pañuelo alrededor de tu puño y quedará como bufanda. Haz los ojos con un marcador o dos botones cosidos con hilo. Al subir y bajar tu pulgar, se moverá la boca de la abuela. Que ella cuente la historia hoy.

 

Tema: sanar