Regresar

Si tienes oídos

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: Quien pueda entender esto, que lo entienda, S. Mateo 11: 15.

MIENTRAS JESÚS SE OCUPABA en recorrer los pueblos para sanar y predicar, Juan el Bautista estaba en la cárcel. El rey Herodes había hecho algo malo y Juan lo había regañado. Por eso el rey se enojó mucho. Así que ahí estaba Juan, sentado en su celda; miraba a través de los barrotes y pensaba en Jesús.

Los amigos de Juan fueron a ver a Jesús.

-Juan se pregunta si tú eres realmente el que estamos esperando -preguntó uno.

Jesús le enseñó a toda la gente que sanaba y respondió:

-Los pobres reciben las buenas noticias. Vayan y cuéntenle a Juan todas las cosas buenas que han visto.

Luego, mientras los amigos de Juan se apresuraban a volver a la cárcel, Jesús habló de Juan a la gente. Les dijo que era un gran profeta de Dios, pero no lo habían escuchado.

-Quien tenga oídos para oír, que oiga -declaró.

Recortemos una oreja grande y pongámosla donde nos recuerde que debemos escuchar a Jesús.

Materiales: Papel rosado, tijeras.

Tema: escuchar