Regresar

Pescando dinero

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: En la boca del primer pez que pesques encontrarás la moneda precisa, S. Mateo 17: 27.

¡POBRE PEDRO! Los recolectores del impuesto del Templo le hicieron una pregunta capciosa: «¿Tu maestro paga el impuesto del Templo?».

-Claro que sí —respondió Pedro. Luego fue a la casa donde Jesús y sus amigos se hospedaban. Antes de que Pedro siquiera pronunciara palabra, Jesús le hizo una pregunta. Ya sabía lo que le habían preguntado los recolectores del Templo a Pedro.

Jesús le dijo: - ¿Quién rinde tributo a un rey?

-Los reyes hacen que los pueblos que conquistan les rindan tributo, pero no sus propios pueblos contestó Pedro.

-Tienes razón -afirmó Jesús-. Por eso no tenemos que pagar el impuesto del Templo. Hacemos la obra de Dios, la misma que hacen los sacerdotes y maestros. Ellos quieren engañarnos para que paguemos el impuesto y parezca que no hacemos la obra de Dios. Pero no hay problema. IDe todos modos lo pagaremos para que nadie se ofenda!

iJesús entonces dijo a Pedro que fuera a pescar! El primer pez que pescara tendría en su boca una moneda para pagar el impuesto del Templo. iCuán sabio y bueno fue Jesús! [Sigan las instrucciones del principio para hacer una alcancía de pescado.]

Actividad: Aplana un extremo de un tubo de papel higiénico y déjalo cerrado con cinta adhesiva. Haz la «boca» al doblar adentro los dos lados del otro extremo del tubo. Perfora un agujero por el que pases cordel o hilo a través de un lado de la «boca». Decora con papel higiénico coloreado. Para que sirva de alcancía, pon dinero en la boca.

Tema: dinero