Regresar

Pedro y el gallo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: No cabe duda de que tú eres de los suyos; el acento mismo te delata, S. Mateo 26: 73.

MIENTRAS JESÚS ESTABA EN EL EDIFICIO, Pedro se encontraba afuera en el patio. Estaba con otras personas calentándose alrededor de una hoguera. Una sirvienta vio a Pedro y le dijo:

-Te he visto antes. Ibas con Jesús. Pedro pensó: «¡Oh, no! ¡También me arrestarán!», así que respondió:

-No, yo no lo conozco. Poco tiempo después, otro hombre señaló:

-¡Oye, tú eres uno de los seguidores de Jesús! Pedro lo negó.

-Sé que estuviste con Jesús. Eres galileo -dijo alguien más. Pedro se enojó y comenzó a decir groserías.

-¡No sé de qué hablan! -exclamó. Justo entonces cantó un gallo. De repente, Pedro recordó que Jesús le había dicho: «Antes de que el gallo cante, me habrás negado tres veces».

En ese momento salió Jesús del tribunal, pálido y cansado. Miró a Pedro con tristeza. El corazón de Pedro se rompió. ¿Cómo pudo mentir y decir que no conocía a Jesús, cuando había sido tan bueno con él? Pedro corrió otra vez al jardín donde Jesús había orado y se puso a llorar. Se sintió muy, muy mal por cómo había tratado a Jesús. ¿Alguna vez somos así con Jesús? [Discutan.]

Materiales: Fuego, un gallo.

Actividad: Hacer un pequeño patio y una hoguera con papel anaranjado; representar la historia de Pedro.

 

Tema: la muerte de Jesús