Regresar

«¡Crucificalo!»

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu Biblia dice: Miren, se lo voy a presentar a ustedes para dejar claro que no encuentro delito alguno en él, S. Juan 19:4.

JESÚS NO HABÍA COMETIDO ALGÚN CRIMEN, pero Pilato tenía miedo de la gente. Entonces, aunque Pilato sabía que Jesús era un hombre bueno, dejó que los soldados lo lastimaran. Lo golpearon y le pusieron una corona de espinas en la frente. Luego, Pilato presentó a Jesús otra vez ante los judíos. Los sacerdotes gritaron: «¡Crucifícalo! ¡Tiene que morir porque dijo que es el Hijo de Dios!».

Pilato tuvo más miedo que antes.

-¿De dónde vienes? —preguntó a Jesús. Ya sabía la respuesta. Jesús también sabía lo que pensaba, así que guardó silencio—. ¿Te niegas a hablar conmigo? Tengo la autoridad de liberarte o crucificarte.

-Tienes autoridad sobre mí solamente porque Dios te la concedió -contestó Jesús. Pilato quería liberar a Jesús, pero la multitud quería que muriera. Al final, Pilato entregó a Jesús a los soldados para que lo crucificaran. Jesús no solamente era rey de los judíos, también era el rey del universo. iTú eres hijo(a) del Rey! Jesús merecía una corona real, pero llevó una de espinas.

Hagamos una corona de «espinas» y una hermosa.

Materiales: Hierba, hilo, papel, brillantina, pegamento.

Actividad: Teje una corona de hierba o ramitas verdes; haz una corona de papel, ponle brillantina.

Tema: la muerte de Jesús