Regresar

Oración de un padre amante

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Y dijo Abraham a Dios: Ojalá Ismael viva delante de ti. Génesis 17:18.

¿Te condena tu pasado?

Hay teólogos que afirman que esta oración jamás debió haber sido elevada a Dios, pues expresa "un deseo petulante de Abraham". Ismael fue el "hijo del pecado", un recordatorio viviente de la falta de confianza de Abraham en la promesa divina. ¿Estás de acuerdo con este pensamiento?

Creo que esta oración manifiesta toda la humanidad del patriarca, su profunda sensibilidad de padre. ¿Quién no desea que su hijo "viva siempre delante de Jehová"? Ismael fue también alguien que Dios le prestó para que hiciera un curso intensivo de cómo cambiar sus peores defectos por virtudes. Con Ismael, Abraham aprendió lo que significa depender de Dios, para recibirse luego de padre, primero de Isaac, el hijo de la promesa, y luego de un pueblo incontable como "las estrellas del cielo".

¿Qué nos enseña más en la vida: el placer y la bonanza o el dolor y el sufrimiento? Esta oración no es un "deseo petulante" de Abraham. Pensar así es desconocer nuestra naturaleza humana y, consecuentemente, desconocer el amor de Dios.

Ser padre es el acto de mayor coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, al miedo de perder algo tan amado. Y Abraham perdió a Ismael a causa de su propia desobediencia. Sara le pidió que lo echara del campamento con su madre. Y "el patriarca se llenó de angustia. ¿Cómo podría desterrar a Ismael, su hijo, a quien todavía amaba entrañablemente? En su perplejidad, Abraham pidió la dirección divina [...]. Y el ángel le dio la promesa consoladora de que, aunque estuviera separado del hogar de su padre, Ismael no sería abandonado por Dios; su vida sería conservada, y llegaría a ser padre de una gran nación [...]. Su corazón de padre se llenó de indecible pesar al separar de su casa a Agar y a su hijo" {PP 142,143). Como beduino, Abraham conocía la soledad del desierto que esperaba a su hijo. ¡Cuánta soledad!

Ismael es la humanidad errada y errante ¡alcanzada por el amor de Dios! Todos llevamos dentro un Ismael, ¡"un hijo del error"!

¿Sientes que tu pasado te condena? Dios te ama como amó a Ismael.

Oración: Gracias, Dios, porque me amas a pesar de mis errores.