Regresar

Cosas pequeñas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor” (Mateo 25:21).

Toda la atención del mundo estaba dirigida al Challenger. Durante cinco años. la NASA desarrolló el programa que había sido    elaborado para hacer más fáciles los viajes espaciales. con la    ayuda de una nave espacial reutilizable.

El propio Challenger había viajado ya al espacio nueve veces. pero aquella sería la primera vez que un ciudadano común estaría en el vuelo. Entre más de 10 mil competidores. la elegida fue la profesora Christa Mc Auliffe, de 37 años. El viaje sería transmitido para millares de escuelas en los Estados Unidos.

La salida fue postergada dos veces por problemas técnicos. pero el día había llegado. Treinta y seis segundos después del despegue. el Challenger atravesó la barrera del sonido. y fue alcanzado por un violento viento lateral que obligó al sistema de navegación de a bordo a corregir la potencia de los cohetes propulsores. Cuando alcanzó la máxima potencia. una llama comenzó a quemar las uniones del cohete propulsor de estribor. y enseguida toneladas de combustible líquido envolvieron la nave en una bola de fuego. Todo ocurrió tan rápidamente que no hubo tiempo para accionar ninguna maniobra de emergencia.

 Mientras el Challenger se desintegraba en el aire, algunos tripulantes intentaron activar sus provisiones de oxígeno de emergencia; pero. aunque la cabina se hubiese conservado parcialmente intacta hasta que cayó en el océano, la presión aerodinámica mató a aquellos que sobrevivieron a la explosión inicial.

Una investigación probó que las uniones de goma que deberían haber sellado los fragmentos del cohete propulsor habían fallado en el despegue. El informe del accidente descubrió. más tarde. que los gestores de la NASA conocían ese problema, pero lo trataron como “un riesgo de vuelo aceptable”.

También estamos en un viaje hacia el cielo. No permitas que cosas pequeñas transformen tu esperanza en tragedia. El alerta es claro: “El edificio de nuestro carácter se verá lleno de riesgos si menospreciamos la importancia de las cosas pequeñas” (Palabras de vida del gran Maestro. p. 290). ¡Ora hoy para que el Espíritu Santo selle tu vida de manera que tu viaje al cielo tenga un final feliz!