Regresar

Entrega completa

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas” (Salmo 126:5, 6).

Un grave accidente automovilístico quitó la vida al pastor Ivo de Souza, a su esposa y a sus hijos. Acompañé de cerca los efectos de esa tragedia. El pastor Ivo era primo de mi padre, que también es pastor. Ellos fueron criados en haciendas vecinas. En las vacaciones pastorales, nuestras familias siempre se encontraban por algunos días.

El 17 de febrero de 1973, el pastor Ivo de Souza predicó el que terminaría siendo su último sermón en la iglesia de Rolante, su tierra natal, en el Brasil. El día 18 salió de viaje con toda la familia hacia Río de Janeiro, donde vivían. Todavía recuerdo, con mucha emoción, el momento de la despedida. Mis hermanos y yo estábamos jugando en el campo con los tres hijos de la familia. Hicimos un círculo tomados de las manos y oramos. Ellos entraron en el auto y comenzaron el viaje.

Al otro día, el 19 de febrero, recibimos la noticia del accidente. ¡Difícil de creerlo! Volvimos a la misma iglesia al día siguiente, y allá estaba toda la familia, pero en cinco ataúdes diferentes. Pocos días antes, la misma iglesia había escuchado un sermón en vida; ahora, en el velorio, escuchó el mensaje silencioso de una entrega completa. Toda la familia está enterrada, uno al lado del otro, en el cementerio adventista que queda detrás de aquel templo.

Fue un momento difícil para los familiares. Pero lo enfrentaron con equilibrio, sustentados por el Señor y apoyados por muchos amigos. Lo más impresionante fue la actitud del padre del pastor, Balduino Souza, que al recibir los valores de la indemnización por la muerte del hijo y de su familia donó todo para la construcción de un nuevo edificio escolar que pudiera preparar a futuros pastores para ocupar el lugar dejado vacante por el hijo. Exactamente un año y ocho meses después de haberlos sepultado, el 20 de octubre de 1974, fue inaugurado el nuevo edificio de la Escuela Adventista Osvaldo Cruz, ahora llamada Escuela Adventista pastor Ivo Souza, en homenaje al ex alumno.

Rolante, donde el pastor Ivo Souza nació, es una cuna de servidores de la iglesia. Muchos de ellos fueron educados en el edificio escolar construido con aquella donación especial.

Lo que fue plantado con las lágrimas de una familia hoy es recogido con la alegría de la salvación de muchas personas. ¿Qué estás dispuesto a entregarle al Señor?