Regresar

¿QUÉ COSAS DEBEMOS RECORDAR Y QUÉ COSAS DEBEMOS OLVIDAR?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«No olvides mis enseñanzas, hijo mío; guarda en tu memoria mis mandamientos». Proverbios 3:1

Decisiones Tas oído o leído cómo Dios alimentó a los israelitas con I maná durante cuarenta años, desde que salieron de Egipto hasta que entraron en Canaán? Este milagro fue maravilloso, sin embargo, los israelitas se quejaron de él: «Ojalá tuviéramos carne para comer! ¡Cómo nos viene a la memoria el pescado que comíamos gratis en Egipto! Y también comíamos pepinos, melones, puerros, cebollas y ajos. Pero ahora nos estamos muriendo de hambre, y no se ve otra cosa que maná» (Números 11:4-6). Es increíble cómo dejaron de valorar y agradecer el milagro diario que estaban recibiendo.

Es un privilegio que hayamos sido creados con memoria, pero hemos de usar bien esa memoria. No es correcto dejar de ver todo lo que Dios está haciendo por nosotros hoy simplemente porque no queremos perder algo que tuvimos en el pasado. Nuestra relación con Dios es algo vivo, que avanza día a día, y que depende de que tomemos buenas decisiones hoy. Sobre todo, que decidamos recordar como él siempre nos acompaña, ayer, hoy y mañana. Confiemos plenamente en su dirección, porque él no quiere que nos quedemos estancados en el pasado, sino que avancemos siempre hacia el futuro.

«No olvides mis enseñanzas, hijo mío; guarda en tu memoria mis mandamientos» (Proverbios 3: 1).

Desafío: ¿Sabes los nombres de todos los libros de la Biblia y su orden? Si no los sabes, hoy es un buen día para empezar a memorizarlos. Haz una lista y repásala todos los días.