Regresar

¿TE RÍES CUANDO ALGUIEN TROPIEZA O SE CAE?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«No te alegres ni hagas fiesta por los tropiezos y caídas de tu enemigo». Proverbios 24: 17

Había un joven llamado Eutíco. Su nombre significa «afortunado», «feliz». Qué nombre tan lindo, ¿verdad? Pero ser una persona afortunada o feliz no quiere decir que nunca te vaya a pasar nada malo. En una oportunidad, Eutíco vivió un momento desafortunado. Estaba sentado en el alféizar de una ventana abierta, porque no había espacio dentro de la habitación para escuchar a Pablo. Y así, sentado en la ventana, Eutico se quedó dormido. Sin darse cuenta, se cayó, y como se encontraba en el tercer piso del edificio, murió al chocar contra el suelo. ¡Qué tragedia tan grande! Sin embargo, sucedió un milagro gracias al poder de Dios, pues el apóstol Pablo le devolvió la vida. Lee la historia completa en Hechos 20:9-12.

¿Te imaginas que alguien se riera cuando Eutíco se cayó? ¡No, claro que no! ¿Cómo se va a reír uno de lo malo que le pasa a otra persona? Alguna gente lo hace, pero eso no está bien. Y tú, ¿alguna vez te reíste porque alguien se cayó o se tropezó? Si es así, debes saber que eso no tiene gracia. ¿Y si te sucediera a ti? ¿Te gustaría que se rieran? Claro que no.

Aquí hay un sabio consejo: «No te alegres ni hagas fiesta por los tropiezos y caídas de tu enemigo» (Proverbios 24: 17). La próxima vez que veas a alguien caerse o tropezar, en lugar de reírte ofrécele tu ayuda. Eso es lo que haría Jesús.

Desafío: Dibuja cómo te imaginas a Eutíco dormido en la ventana, o cómo te imaginas esta escena de la Biblia.