Regresar

¿CUÁL ES NUESTRA PROTECCIÓN?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«El Señor me da fuerzas; da a mis piernas la ligereza del ciervo y me lleva a alturas donde estaré a salvo». Habacuc 3: 19

¿Te gusta el fútbol? ¿Te has fijado cómo los jugadores de fútbol llevan una protección en las piernas, entre la rodilla y el tobillo? Esa protección se llama espinillera, y existe desde la antigüedad, solo que no se usaba para el deporte sino para la guerra, y no se llamaba espinillera sino greba.

En las guerras de los tiempos del Antiguo Testamento, muchos soldados llevaban grebas. Si las buscas en Internet verás que eran placas de metal que se ponían entre la rodilla y el tobillo para protección. Cuando David decidió enfrentarse a Goliat, el rey Saúl quiso ponerle su armadura, que seguramente incluía dos grebas. Pero David, que no estaba acostumbrado a la guerra, no sabía moverse con una armadura y decidió enfrentarse al gigante solo con el poder de Dios. Dios lo inspiró a recoger unas piedras y lanzarlas con su honda, y de ese modo derrotó David al poderoso ejército filisteo. La fascinante historia de este suceso se encuentra en 1 Samuel 17.

David estaba convencido de que, si Dios estaba a su lado, podía vencer a cualquier gigante. Años más tarde, un profeta lo reafirmó: «El Señor me da fuerzas; da a mis piernas la ligereza del ciervo y me lleva a alturas donde estaré a salvo» (Habacuc 3:19).

Desafío: ¿Sabes cuál es el animal que más alto logra saltar? ¿Y cuál es el más fuerte? Investiga para conocer más sobre la creación de Dios.