Regresar

¿POR QUÉ PIDIÓ DIOS A LOS HEBREOS QUE FUERAN CUIDADOSO CON LOS ÁRBOLES?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«En las dos orillas del río crecerá toda clase de árboles frutales. Sus hojas no se caerán nunca, ni dejarán de dar fruto jamás». Ezequiel 47:12

Bajo el mando de Moisés, el pueblo de Israel tenía que conquistar varias ciudades, y el Creador les dio la siguiente orden: «No derriben sus árboles a golpe de hacha, pues necesitarán sus frutos como alimento; además, son tan solo árboles del campo, y no hombres que puedan defenderse del ataque de ustedes» (Deuteronomio 20:19). Interesante, ¿verdad? Dios siempre está velando por el bienestar de su creación.

¿Sabías que todas las personas que vivimos en este mundo somos responsables del cuidado y la protección de la naturaleza? Eso incluye las plantas, los animales, los ríos, los recursos naturales... Este encargo se lo dio Dios a Adán cuando lo creó (Génesis 2: 15), y ahora es nuestra responsabilidad.

Desde el origen de la Tierra, las plantas nos dan alimento, sombra y refugio, tanto a las personas como a los animales. Pero en muchas partes del mundo se talan árboles para suplir «necesidades» que en realidad no tenemos. Lamentablemente, los animales huyen a otros lados por causa del maltrato que se da a la naturaleza. Todo esto es muy triste. Cuando Jesús vuelva y renueve esta tierra, «en las dos orillas del río crecerá toda clase de árboles frutales. Sus hojas no se caerán nunca, ni dejarán de dar fruto jamás. Cada mes tendrán fruto, porque estarán regados con el agua que sale del templo. Los frutos servirán de alimento y las hojas de medicina» (Ezequiel 47:12).

Desafío: Busca los cinco árboles que están más cerca de tu casa. Obsérvalos y, si tienen basura a su alrededor, límpiala.