Regresar

¿Cómo funciona un pararrayos?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«De sus manos brotan rayos de luz que muestran el poder que en él se esconde». Habacuc 3:4

¿Sabes? En los tiempos antiguos, la gente tenía miedo a las "tormentas, porque un rayo podía golpear sus casas y dejarlos sin nada. Pero eso fue hasta que un señor llamado Benjamín Franklin creó el pararrayos. Esta palabra tan complicada nombra un objeto bien sencillo. El pararrayos es una simple barra de metal con terminación en punta, que se pone en el tejado de una casa y traslada al suelo la carga eléctrica de los rayos. Así, a la casa no le pasa nada. Por eso, cuando hay tormentas, no tenemos nada que temer.

Al contrario de lo que sucedió en Egipto, y que sí era para tenerle miedo. Cuando Dios quería liberar a su pueblo de la esclavitud pero el faraón no se lo permitía, «Moisés levantó su brazo hacia el cielo, y el Señor envió truenos, rayos y granizo sobre la tierra. Hizo que granizara en todo Egipto, y el granizo y los rayos caían sin parar. En toda la historia de Egipto jamás había caído una granizada tan fuerte. El granizo destrozó todo lo que había en el territorio egipcio: destruyó hombres y animales, y todas las plantas del campo, y desgajó además todos los árboles del país. A pesar de eso, en la tierra de Gosén, donde vivían los israelitas, no cayó un solo granizo» (Éxodo 9:23-26).

Cuando Jesús regrese, vendrá «envuelto en brillante resplandor, y de sus manos brotan rayos de luz que muestran el poder que en él se esconde» (Habacuc 3:4). ¿Estás preparándote para ese momento?

Desafío: Dibuja un rayo y pega trozos de diarios y revistas de color amarillo.