Regresar

¿Puedo usar lo que esté a mi alcance?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«¡Haz, pues, que tu padre y tu madre se sientan felices y orgullosos!». Proverbios 23:25

¿Has oído hablar alguna vez de los juncos? Son unas plantas de tallo largo y recto, flexible, de color verde por fuera y blanco por dentro. Son bastante comunes en algunos países. Y como sucede con las cosas comunes, a veces no se nos ocurre para que pueden ser útiles.

¿Recuerdas una historia de la Biblia en la que, con juncos, se hizo un objeto que salvó la vida al libertador de Israel? La historia está en Éxodo 2. La protagonista es una mujer: la mamá de Moisés. Esta mujer valiente estaba dispuesta a lo que fuera para salvar la vida de su hijo. Así que usó algo tan sencillo como una cesta hecha de juncos, y en ella puso a su bebé. Ya ves como a veces no hay que complicarse mucho la vida, solo hay que pedirle a Dios que nos de inteligencia. Y él nos enseñará lo que podemos hacer con las cosas sencillas que nos rodean.

¡Qué valiente era la mamá de Moisés! Seguramente tu mamá es también así, valiente, siempre dispuesta a hacer lo que sea para protegerte. Y tu papá también. ¿Les das las gracias por eso? Abraza hoy a tus padres y diles cuánto los amas. «¡Haz, pues, que tu padre y tu madre se sientan felices y orgullosos!» (Proverbios 23:25).

Desafío: Prepara una lista de tres cosas que harás hoy para que tus padres estén más aliviados en sus trabajos.