Regresar

¿Todo el mundo necesita esperanza?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Precisamente porque tenemos esta esperanza, hablamos con toda libertad». 2 Corintios 3:12

Mariel, una niña de tu edad, estaba muy contenta con su tortuga de mascota. Todas las tardes, después de la escuela, volvía corriendo a su casa para buscar a su tortuga y jugar con ella. La observaba moverse lentamente en el patio, y comerse las hojas de algunas plantas. Pero un día, la tortuga se fue y no regresó más. ¡Qué triste se puso Mariel! La tristeza le duró bastante tiempo, hasta que sus papás le enseñaron que Jesús cuida de todos los animales y que, en esta vida, tendremos momentos difíciles.

. Cuando las personas sufren pérdidas, enfermedades, divorcios y diversas tristezas, pierden un poco la esperanza. Así estaba el pueblo de Israel cuando fueron llevados cautivos a Babilonia. Lo habían perdido todo, incluida la esperanza. Entonces, el profeta Jeremías tuvo la difícil tarea de devolverle la esperanza a su pueblo. ¿Quieres saber cómo lo logró? Lee Jeremías 29 al 31.

Esta es también nuestra responsabilidad: transmitir esperanza a todas las personas con las que nos relacionamos. ¿Cómo podemos lograrlo? Mostrándoles que Jesús los ama. «Precisamente porque tenemos esta esperanza, hablamos con toda libertad» (2 Corintios 3: 12).

Desafío: ¿Conoces a alguien que necesite esperanza? Visítalo y háblale de Jesús.