Regresar

¿Se puede ser gotera constante?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«La mayor sabiduría consiste en honrar al Señor; los que lo honran, tienen buen juicio». Salmo 111: 10

¿Has tenido goteras en casa alguna vez? Las goteras son filtraciones de agua que entran por el tejado, seguramente porque una teja se ha roto o desplazado. Lentamente, por esa rotura o rendija del tejado, va entrando agua al techo, después a las paredes, hasta que la humedad afecta a la casa y a los muebles. Las goteras avanzan poco a poco, casi imperceptiblemente, pero su efecto es devastador. La humedad va haciendo que el lugar se vuelva inhabitable.

En el libro de Proverbios, se hace una referencia a las goteras que da mucho que pensar. Dice así: «Una esposa que busca pleitos es tan molesta como una gotera continua» (Proverbios 19: 13, NTV). El rey Salomón compara el efecto de una gotera con las consecuencias de vivir con una persona que siempre está buscando pleitos. No tiene por qué ser una esposa, puede ser un hijo, un esposo, un hermano, cualquier persona. Relacionarse con alguien que siempre está peleando, discutiendo, imponiendo su voluntad, es como esas gotitas de agua que se van filtrando por el tejado poco a poco hasta que ya no hay quien soporte la humedad.

¿Eres una persona peleona, discutidora, impositiva? Si es así, pídele a Jesús que te ayude a cambiar o, de lo contrario, te quedarás sin amigos. Nadie quiere estar lidiando con una gotera constante. «La mayor sabiduría consiste en honrar al Señor; los que lo honran, tienen buen juicio» (Salmo 111: 10).

Desafío: Durante el día de hoy, intenta dominarte cada vez que sien- tas ganas de pelear, discutir o imponer tu voluntad.