Regresar

¿Cuándo se inventaron las curitas?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Todos nosotros debemos agradar a nuestro prójimo y hacer las cosas para su bien y para la edificación mutua». Romanos 15:2

Las curitas, parches, o tiritas, se inventaron en 1917. O sea, que ya se han cumplido cien años de su invención. ¿Quieres saber el nombre de la persona que las invento? Se llamaba Earle Dickson y trabajaba en los laboratorios Johnson & Johnson. Earle estaba casado, y cada vez que su esposa tenía un pequeño accidente en la cocina, él le colocaba unas vendas para curarle las heridas, pero las vendas se desprendían fácilmente. Así fue como Earle decidió inventar algo que fuera adhesivo, es decir, que se pegara a la piel para que no se cayera.

Hay en la Biblia un relato que tiene que ver con curarle las heridas a otra persona. Me refiero a la parábola del buen samaritano, de Lucas 10:25-37. Un samaritano encontró a un hombre malherido en el camino, y como llevaba vendas en sus alforjas, lo curo. Este hombre no dudó ni un instante en ayudar a un extranjero desconocido; ni tampoco lo abandonó, sino que lo cargó en su caballo, lo llevó a una posada, pagó el alojamiento y lo cuidó. ¡Qué ejemplo de solidaridad!

Dios ha puesto en nosotros el maravilloso don de ayudarnos unos a otros. Esto es muy importante, pues al ayudarnos mutuamente demostramos que amamos a Cristo. «Todos nosotros debemos agradar a nuestro prójimo y hacer las cosas para su bien y para la edificación mutua» (Romanos 15:2).

Desafío: Decora algunas curitas o parches y escribe mensajes de aliento sobre ellas. Luego regálalas.