Regresar

¿Es mejor tomar agua o refrescos?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«No derrames el agua de tu manantial; no la desperdicies derramándola por la calle». Proverbios 5:16

Creo que sabes la respuesta a la pregunta de hoy. ¿A que sí? Lo importante es saber por qué. El agua es necesaria porque la mayor parte de nuestro cuerpo es agua, así que hay que reponerla constantemente para no deshidratarnos. Nuestro cerebro también necesita agua para que podamos pensar bien. La piel, para estar tersa, necesita que bebamos agua. Nuestros órganos requieren agua para poder funcionar. Es decir, que si no bebemos agua, nada funciona en nuestro cuerpo. En cambio, si no bebemos refrescos, todo está bien. ¿Para qué quiere nuestro cuerpo el azúcar y las burbujas de los refrescos? Para nada.

El agua es tan necesaria que la Biblia habla mucho de ella, pero para el día de hoy solo vamos a mencionar una historia que tiene que ver con el agua. Está en Éxodo 17: 1-7. El pueblo de Israel estaba en el desierto y tuvieron sed, pero no había agua, por eso comenzaron a atacar a Moisés. Moisés clamó a Dios y Dios le indicó que fuera al Monte Horeb, golpeara la roca y el agua brotaría. Y así fue. ¡Qué milagro tan increíble hizo Dios! Él sabe que solo el agua puede calmar la sed.

¿Te gusta beber agua? Es muy importante que bebas varios vasos de agua todos los días. También es importante que cuides el agua para no desperdiciarla. Sin ella, no podríamos vivir. «No derrames el agua de tu manantial; no la desperdicies derramándola por la calle» (Proverbios 5: 16).

Desafío: Prepara pequeños consejos sobre el cuidado del agua para pegar en diferentes partes de tu casa.