Regresar

¿Por qué las esponjas absorben líquidos?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«El que beba del agua que yo le daré, nunca volverá a tener sed». Juan 4: 14

Supongo que has usado alguna vez una esponja. Ya sabes, ese utensilio que sirve para absorber líquidos, entre otras cosas. ¿Sabes por qué absorben tanto? Porque están hechas de pequeños tubos que, cuando entran en contacto con un líquido, se van llenando de ese líquido, de modo que la superficie queda seca. Qué listo el primero que lo descubrió, ¿verdad?

En la Biblia solo hay un suceso que tiene que ver con una esponja, y es un hecho bastante triste. Cuando Jesús estaba colgando en la cruz, los soldados romanos empaparon una esponja en vino agrio, la ataron a un caña y se la acercaron para que bebiera (Mateo 27: 48). Aunque Jesús tenía sed como cualquier persona, no bebió, ya que tanto el vinagre como el vino les estaban prohibidos a los nazareos. Hasta el último momento, Jesús obedeció a Dios y cumplió las profecías, para que todos se dieran cuenta de que él era el Hijo de Dios.

Así como las esponjas absorben líquidos, nosotros debiéramos absorber, o aprender, todo lo que Jesús nos enseña. «El que beba del agua que yo le daré, nunca volverá a tener sed. Porque el agua que yo le daré se convertirá en él en manantial de agua que brotará dándole vida eterna» (Juan 4: 14).

Desafío: Busca una esponja que puedas utilizar. Dibuja algo relacionado al versículo y píntalo con la esponja.