Regresar

¿Se puede caminar por un río?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Señor, Dios nuestro, tú has hecho muchas maravillas. Tienes planes maravillosos para nosotros; eres incomparable». Salmo 40: 5, PDT

Obviamente, solo se puede caminar por un río cuando el cauce es poco profundo. Si el agua del río solo nos cubre, por ejemplo, hasta la rodilla o la cintura, podemos caminar porque hacemos pie. Pero si el agua del río es tanta que nos da por encima de la cabeza, no podemos cruzar el río a pie; tenemos que hacerlo nadando o en barca. Eso es así, pero también es cierto que si Dios quiere hacer un milagro, puede hacer que crucemos un río muy profundo a pie. ¿No me crees? Ya ha sucedido. ¿Quieres saber dónde?

El relato está en Josué 3. El río Jordán es angosto, pero es muy caudaloso, con lo cual era imposible para el pueblo de Israel cruzarlo a pie. Pero Dios dijo a Josué: «Ordena a los sacerdotes que llevan el arca de la alianza que, cuando lleguen a la orilla del Jordán, se paren dentro del río. [...] Cuando los sacerdotes que llevan el arca del Señor de toda la tierra metan los pies en el agua, el río se dividirá en dos partes, y el agua que viene de arriba dejará de correr y se detendrá como formando un embalse». Y así fue. No hay nada imposible para Dios.

¿Sabes que Dios también hace grandes cosas en nuestra vida? «Señor, Dios nuestro, tú has hecho muchas maravillas.

Tienes planes maravillosos para nosotros; eres incomparable. No me alcanzan las palabras cuando intento contar tus maravillas» (Salmo 40: 5, PDT). ¿Qué te parece si cuentas a tus amigos lo que Dios ha hecho en tu vida?

Desafío: Piensa en todas las maravillas que hace Dios en tu vida, luego vuelve a leer el versículo e intenta aprenderlo de memoria.