Regresar

¿Qué hacer cuando algo te resulte difícil?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Más vale ser paciente que valiente; más vale vencerse uno mismo que conquistar ciudades». Proverbios 16:32

A  tu edad, una de las cosas más difíciles es aprenderse las tablas de multiplicar. Algunos números son tan complicados que uno se desanima y quiere dejar de intentarlo. Especialmente si lo que haces es memorizarlas, sin razonar por qué cada multiplicación tiene el resultado que tiene. La mejor forma de aprenderlas es razonando, resolviendo situaciones cotidianas en donde las puedas aplicar.

Y hablando de cosas difíciles, hay un personaje de la Biblia al que le tocó hacer algo muy difícil. Todo el mundo quería desanimarlo, pero él estaba listo para hacer lo que Dios decía. Estoy hablando de Caleb. Dios había mandado conquistar Canaán, pero el pueblo de Israel estaba convencido de que era imposible, así que quisieron desanimar a Caleb para que ni lo intentara. Pero a Caleb no le importaban ni la dificultad de la misión, ni las palabras negativas de la gente. Él estaba seguro de que Dios los acompañaría en sus conquistas, a pesar de que parecían imposibles. Así que, confiando en Dios, dijo a todo el pueblo: «¡Pues vamos a conquistar esa tierra! ¡Nosotros podemos conquistarla!» (Números 13:30).

¿Hay algo difícil para ti? Pon tu confianza en Dios y no permitas que nadie te desanime, ni siquiera tú mismo. «Más vale ser paciente que valiente; más vale vencerse uno mismo que conquistar ciudades» (Proverbios 16:32).

Desafío: Dibuja una balanza. De un lado, escribe las cosas difíciles que tienes que hacer hoy y del otro lado, escribe el versículo de hoy.