Regresar

¿Cuándo se inventaron las monedas?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«¡Bendito sea el Señor, nuestro Dios y Salvador, que día tras día lleva nuestras cargas!». Salmo 68: 19

Las monedas se inventaron por el siglo VII a. C., en lo que hoy es Turquía. Estaban hechas de materiales caros y no fáciles de conseguir, por eso con los años se fue cambiando su composición, hasta que finalmente se inventó el billete. Cuando los romanos empezaron sus grandes conquistas, hicieron una moneda llamada «denario», palabra de la cual procede nuestra palabra «dinero».

Cuando Jesús vivió en la tierra, los judíos debían pagar un impuesto para el mantenimiento del Templo. Solo los sacerdotes, los profetas y los maestros estaban exentos de pagar ese impuesto. Pero en una ocasión en que Jesús y sus discípulos llegaron a Capernaúm, los que cobraban el impuesto le dijeron a Pedro: «¿Por qué tu maestro no paga el impuesto para el templo?». Jesús, que no quería que la gente se hiciera problemas por su culpa, decidió hacer un milagro para zanjar la situación. Le dijo a Pedro que fuera al lago y pescara. En el primer pez que Pedro sacó del agua encontró una moneda, y con ella pagó el impuesto (Mateo 17:24-27).

En ese momento, Jesús demostró ser dueño de la Creación; sin embargo, mucha gente que estaba a su alrededor no lo reconocía. Y tú, ¿quieres reconocerlo como dueño de tu vida? «¡Bendito sea el Señor, nuestro Dios y Salvador, que día tras día lleva nuestras cargas!» (Salmo 68:19).

Desafío: Busca en Internet una moneda antigua e intenta dibujarla. Escribe debajo el versículo de hoy.