Regresar

¿Es Dios más fuerte que Ironman?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Yo iré delante de ti, derribaré las alturas, romperé las puertas de bronce y haré pedazos las barras de hierro». Isaías 45:2

¿Sabes que las primeras llaves para abrir puertas se hacían con hierro? Imagínate lo que pesaban y lo grandes que eran. El problema es que, con el paso del tiempo y al mojarse con agua, se oxidaban. Así que hubo que cambiar el material con el que se hacían, y comenzaron a hacerse de bronce, que es una mezcla de cobre y estaño. Posteriormente también se hicieron de latón y de níquel, con lo que hoy las llaves son más pequeñas y menos pesadas.

El hierro y el bronce se usan desde tiempos muy antiguos. Ya Moisés, en el Antiguo Testamento, dijo al pueblo de Israel: «En ese país no tendrán ustedes que preocuparse por la falta de alimentos, ni por ninguna otra cosa; en sus piedras encontrarán hierro, y de sus montes sacarán cobre» (Deuteronomio 8:9). Pasaron muchos años y, en esa misma región, el rey Salomón mandó a preparar clavos de hierro para las puertas y grapas de bronce para el Templo (1 Crónicas 22:3).

En la Biblia, al hierro se lo conoce como un metal fuerte e indestructible. Sin embargo, Dios nos asegura que él es más fuerte que cualquier metal, incluido el hierro. Sí, Dios es más fuerte que Ironman, y además Dios existe de verdad, mientras que Ironman es producto de la fantasía. «Yo iré delante de ti, derribaré las alturas, romperé las puertas de bronce y haré pedazos las barras de hierro» (Isaías 45:2).

Desafío: Busca una llave en tu casa y pégala sobre un papel. Escribe debajo el versículo de hoy.