Regresar

¿Por qué no siempre recuerdo lo que sueño?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Derramaré mi Espíritu sobre toda la humanidad; los hijos e hijas de ustedes comunicarán mensajes proféticos, los jóvenes tendrán visiones». Hechos 2: 17

Cuando te despiertas por la mañana, ¿recuerdas lo que has soñado durante la noche? Algunos días, recordamos nuestros sueños, pero otros días, no. Eso no depende de nosotros, no podemos obligar al cerebro a recordar lo que soñó cuando estábamos dormidos.

Por si no lo sabías, en los tiempos de la Biblia se concedía bastante importancia a los sueños. Y, de hecho, Dios se comunicó con algunas personas por medio de sueños. Por ejemplo, con José. De niño, José tuvo dos sueños en los que Dios le estaba dando un mensaje. Y de mayor, en la cárcel, dos prisioneros soñaron algo pero desconocían qué significaba. Dios, que les había dado esos sueños, dio a José la interpretación. Fue así como su reputación de descifrar sueños llegó hasta el faraón, que también había tenido un sueño que nadie podía descifrar. Nadie, excepto el Dios de José, que es el mismo Dios tuyo y mío.

Es probable que te preguntes por qué ahora no recibimos sueños de parte de Dios. Quizá sea porque tenemos su Palabra escrita en la Biblia. Pero, ¿sabes? Muy pronto ocurrirá lo siguiente: «Sucederá que en los últimos días, dice Dios, derramaré mi Espíritu sobre toda la humanidad; los hijos e hijas de ustedes comunicarán mensajes proféticos, los jóvenes tendrán visiones, y los viejos tendrán sueños» (Hechos 2: 17).

Desafío: Busca una imagen de una revista. Del lado opuesto pega una hoja en blanco y escribe el versículo de hoy. Luego córtalo en 4,6, 90 12 partes y vuelve a armarla.