Regresar

¿Por qué se desatan los nudos de las zapatillas?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«El camino de Dios es perfecto; la promesa del Señor es digna de confianza; ¡Dios protege a cuantos en él confían!». Salmo 18:30

¿Verdad que es molesto que estés jugando y, de pronto, los cordones de las zapatillas estén sueltos? ¿Por qué será que se desatan los nudos? Puede ser por varias razones, como por ejemplo que los nudos no estén bien hechos o que el material de los cordones tenga mucho nylon, por lo que los nudos se deslizan y se deshacen.

Si alguien sabía hacer nudos con una soga, esa era Rahab. Los hizo tan bien que ayudó a dos espías israelitas a deslizarse agarrados de una soga por la ventana de la casa de ella, que se encontraba en el muro de la ciudad de Jericó. Más adelante, cuando la ciudad iba a ser tomada por el pueblo de Israel, Rahab ató un cordón rojo a su ventana como señal para que los israelitas no le hicieran daño a ella ni a su familia. Todo lo hizo Rahab para ayudar al plan de Dios, y todo salió a la perfección.

¿Sabes? Rahab y su familia no se salvaron porque ella sabía hacer bien los nudos. No. Se salvaron por la fe y la confianza de Rahab en Dios. Eso fue lo que la llevó, primero, a usar una soga para salvar a los dos israelitas; y, después, a poner un cordón en su ventana para que Dios no acabara con su vida. Es la fe la que tiene el poder de salvar, no son las obras que nosotros hacemos. Pero, por fe, obedecemos a Jesús. «El camino de Dios es perfecto; la promesa del Señor es digna de confianza; ¡Dios protege a cuantos en él confían!» (Salmo 18:30).

Desafío: Escribe el versículo de hoy en pequeños rectángulos de papel. Con cinta roja haz una trenza e intercala los papelitos con el versículo en la trenza.